Proyecto Salvalibros

Description of Activity:

“Booksavers Project” is a local initiative for continued recovery of books to be used in creative campaigns to promote reading and to develop social campaigns.

Basically:

– We encourage the donation of books and perform actions both to promote greater use of recycling centres and to highlight the importance of the 3R.

– We value the books collected through intensive review and classification.

– We are placing Proximity Mini Libraries at Health Centres and Social Centres to promote reading, with specifically chosen books to suit the tastes of different groups of readers.

– We create social networks for collaboration and book exchange between neighbours to promote paper books reading.

– All of these activities result in a higher read rate and a reduction in unnecessary consumption of books.

——————-

Motivación y Objetivos:

Una visita a los Puntos Limpios de los barrios con mayor poder adquisitivo de la ciudad de Madrid nos muestra cada día un espectáculo cultural y socialmente estremecedor: cajas y bolsas repletas de libros en buen estado arrojadas al contenedor de “Papel y Cartón” porque sus propietarios no encontraron un destino mejor para esos libros.

Muchos usuarios del Punto Limpio prefieren no arrojar sus libros y se los llevan, no sin antes protestar por la inexistencia de campañas de recuperación y recirculación de libros.

¿Por qué no aparecen planes y medidas concretas para recuperación y reutilización de libros?

Evidentemente los libros están entre los residuos reutilizables, y su recuperación colabora a disminuir el consumismo. Un libro es más valioso cuanto más personas lo han leído y disfrutado.

Esto parece claro y “de sentido común”. Entonces ¿por qué los libros todavía se continúan reciclando como papel viejo?

– Porque la recuperación, clasificación y recirculación de estos productos implica una actividad no industrial, realizada artesanalmente por personas y no por plantas de reciclado automático.

– Porque luego de recuperarlos hay que darle salida a esos productos, pero sólo existen organizaciones caritativas o comerciales dedicadas a estos fines.

El “motor” para estas labores de recuperación es que exista una necesidad de estos productos para atender diversas iniciativas culturales y sociales; si estas iniciativas no existen corresponde crearlas, que es lo que se ha propuesto y está realizando el Proyecto Salvalibros.

Una Campaña Permanente:

El Proyecto Salvalibros es una iniciativa vecinal de recuperación continua de libros para su utilización en campañas creativas de promoción de la lectura y en campañas sociales. Básicamente:

– Estimulamos la donación de libros y realizamos acciones tanto para promover una mayor utilización de los Puntos Limpios como para destacar la importancia de las 3R.

– Valorizamos los libros recogidos a través de su clasificación y realizamos campañas para “dignificar” el libro no-nuevo.

– Montamos y atendemos mini bibliotecas de proximidad para promoción de la lectura, con libros “a la carta” que se ajustan a los gustos de diferentes grupos de lectores.

– Generamos redes sociales de colaboración e intercambio entre vecinos o compañeros de trabajo a través de los libros y la lectura.

– Todas estas actividades tienen como resultado un mayor índice de lectura y una reducción del consumo innecesario de libros.

La recuperación se entiende mayormente como recuperación de los materiales, pero a través del Proyecto Salvalibros nos sólo recuperamos el papel del que están hechos sino que recuperamos los libros para volver a ponerlos en circulación.

En casi todos los planes de recuperación de residuos los productos recuperados (ropa, libros, muebles, etc) van a parar a mercadillos o tiendas de 2ª mano (para convertirlos en dinero) o a organizaciones sociales (en el caso de los libros a bibliotecas públicas o asociaciones culturales o vecinales).

¿Cuál es la “originalidad” del Proyecto Salvalibros?
– Ponemos en circulación los libros de forma gratuita a través de diversas campañas en las que los libros son los intermediaros para la constitución de redes sociales de consumo responsable.
– Para ello creamos nuevos puntos de encuentro de los libros con sus potenciales lectores, como las Bibliotecas Autogestionadas de Proximidad.

El Proyecto Salvalibros tiene efectos positivos en los campos de lo medioambiental, lo cultural y lo social:

– Reducción del consumo de libros por su recirculación
– Valorización de los libros por su revisión y clasificación
– Valorización de los libros a través del reciclado creativo
– Incentivación de la lectura acercando los libros a los lectores
– Creación de nuevos espacios de lectura y de intercambio
– Generación de conciencia social y medioambiental

Recursos Necesarios:

Es imprescindible contar con un almacén con estanterías y una gran mesa para clasificar y guardar los libros. Puede ser aportado por la propia Asociación que asume la campaña, por el ayuntamiento o cedido por alguna empresa privada.

Es necesaria la actividad de voluntarios para recogida de libros, transporte y clasificación; son “el corazón” de la actividad.

Las bibliotecas también se recuperan del Punto Limpio. Si conseguimos un almacén y voluntarios suficientes los costos se reducen al mantenimiento de los servicios del almacén y a la gasolina necesaria para el transporte de los libros.

En el Proyecto Salvalibros utilizamos el almacén de la Asociación Naturbana y la colaboración de sus voluntarios. Con los pequeños fondos que obtenemos de la venta de algunos libros pagamos los pequeños gastos.

Financiación de estas Actividades:

– Venta de algunos libros -que no son interesantes para estas Bibliotecas de Proximidad- a librerías de 2ª mano.

– Venta de libros en mal estado, enciclopedias desactualizados, manuales de software, guías telefónicas y otros no recirculables a chamarilerías.

– Donaciones de particulares.

Desarrollos Posibles:

Esta campaña se puede desarrollar en varias direcciones:

– Volumen: Ampliar la recogida continua de libros incorporando otros Puntos Limpios a la campaña y habilitando las mini bibliotecas de proximidad como puntos de recogida de libros.

– Amplitud: Asumir la recuperación de otros pequeños objetos que se recogen en los Puntos Limpios y que pueden ser reutilizables a través de labores de limpieza, reparación y clasificación, tales como juegos y juguetes

– Extensión: Sistematizar la organización y la creación-producción de los materiales necesarios para poder extenderla dentro de Madrid ciudad y a otros municipios.

-Variedad: Desarrollar nuevas fórmulas para la valorización y la recirculación de libros, tales como la implantación de bibliotecas temporarias en ferias y eventos de corta duración.

BIBLIOTECAS de PROXIMIDAD

Nueva Biblioteca CSP - 1     Biblioteca_Huerto_Fantasma-1

Centro de Salud Potosí                          Huerto Fantasma

MOTIVACIÓN y OBJETIVOS:

– Abordar la recirculación de libros de 2ª mano no como un reparto ocasional y esporádico “sin ton ni son” sino a través de acciones de continuidad dirigidas a la promoción de la lectura.

– Acercar los libros a una población más amplia que la que acude a las bibliotecas públicas, colocando bibliotecas en sitios de afluencia habitual de los vecinos y que ofrecen posibilidades de lectura inmediata de los libros.

CONDICIONES NECESARIAS:

La “fórmula” para implantar este tipo de bibliotecas precisa de la coincidencia de 5 factores: Libros gratuitos + Cercanía física + Entorno favorable + Especialización temática + Autogestión responsable

Libros Gratuitos:

Son el punto de partida y condición necesaria para desarrollar este tipo de bibliotecas autogestionadas. En nuestro caso se consiguen a través de recuperar los que se depositan en el Punto Limpio de Chamartin (unos 1.500 libros x mes, relativamente nuevos y en buen estado), donaciones particulares y de entidades públicas, donaciones de editoriales y librerías, etc.

Cercanía Física:

El objetivo es promover la lectura a través de acercar los libros a los vecinos, colocando bibliotecas en sitios del barrio con gran afluencia de vecinos y donde estos acuden con frecuencia.

De este modo procuramos que no sea necesario acudir a una librería o a una biblioteca pública -lo que es absolutamente necesario cuando se busca un título en particular- sino que las bibliotecas acerquen a los vecinos una oferta de lectura interesante en el lugar y momento adecuados.

Entorno Favorable:

Son sitios donde se puede disfrutar de la lectura inmediatamente pero no existe oferta de libros, tales como Centros de Salud, Centros de la 3ª Edad, Centros de Mayores, Centros de Integración Social, Oficinas de Correos, Parques Públicos, Piscinas Públicas en Verano, Eventos, etc.

Hay sitios de gran afluencia vecinal como Mercados de Alimentación, Hipermercados o eventos deportivos que no son adecuados para la lectura inmediata, pero pueden ser adecuados para acciones de difusión tipo “Libros x Kilo” u otras formas de “Trueque Social” (*).

Hay sitios de gran afluencia y posibilidad de lectura “in situ” e inmediata, como estaciones de Metro-Tren-Autobuses, los Aeropuertos o las Universidades, pero allí existen librerías o kioscos de venta de libros a los que no debemos perjudicar. Pueden ser sitios adecuadas a acciones de difusión muy específicas tales como regalar en alguna fecha específica un libro a cada niño que viaja o bien para colocar bibliotecas sólo de consulta.

Especialización Temática:

Poner al alcance de los lectores los temas y tipos de libros que realmente les interesa. A través de “Libros a la Carta” se escogen libros de los temas solicitados por los usuarios de cada biblioteca. La especialización puede ser por grupos de edad, por temas de interés o por una combinación de ambas.

Autogestión Responsable:

Es fundamental para el buen funcionamiento la atención y cuidado de las bibliotecas para mantener el orden, favorecer la circulación de libros y solicitar nuevos libros cuando sea necesario. Sólo el compromiso de los usuarios puede mantener “viva” la biblioteca.

Para conseguir una autogestión responsable es necesario desarrollar un proceso de motivación y formación del personal donde se instala la biblioteca o de los miembros de la asociación colaboradora (en los casos de acciones en Parques y Plazas).

MOTIVACIÓN e IMPLANTACIÓN:

Este proceso es fundamental para que cada experiencia se inicie con interés y con espíritu de colaboración por parte de todas las personas implicadas. Hemos implantado alguna biblioteca “por decreto”, sin interés por parte del personal y sin relación con los usuarios: fue un fracaso sin paliativos.

Lo primero es comprobar si el sitio propuesto es adecuado para colocar una biblioteca. Una visita es necesaria en todos los casos.

Lo siguiente es conocer el posible interés que despierta esta iniciativa entre todo el personal del Centro, para lo cual es conveniente hacer una presentación no sólo a la Dirección del Centro. Llevar a esta presentación una selección de libros y abundante información sobre el Proyecto Salvalibros.

Una vez confirmado el interés debemos consultar con el personal qué tipo de lecturas les interesa y podría ser la más adecuada, estudiar cantidad de libros necesarios, ubicación de la/s biblioteca/s, decidir una fecha de colocación e inauguración, etc.

Para fomentar la participación desde el inicio nosotros suministramos un par de copias de nuestra clasificación de “Libros a la Carta” a fin que el personal marque los temas más adecuados.

A partir de este momento hay mucho trabajo interno: selección de los libros adecuados, armado y personalización de las bibliotecas (**), preparación de carteles, sellado de los libros, preparación de octavillas informativas, etc.

La colocación de las biblioteca/s debe ser una labor participativa y “festiva”. El personal del Centro puede colaborar pegando carteles, colocando libros en la biblioteca, informando a los usuarios y al resto del personal, etc. Un sencillo “catering” para brindar por la iniciativa y una fotos divertidas son el complemento ideal.

Cada biblioteca debe estar acompañada de carteles con Instrucciones de Uso colocados en un sitio bien visible. Las instrucciones varían según el público a quien va dirigido. También es conveniente colocar octavillas informativas sobre el Proyecto Salvalibros, carteles con fotos de otras bibliotecas de proximidad para conseguir que la iniciativa se conozca del modo más amplio posible y que genere una participación responsable de los vecinos y usuarios.

CONTINUIDAD:

Además de la propia biblioteca y los carteles informativos es conveniente que los trabajadores de Centro comenten con los usuarios la existencia de la biblioteca, su ubicación, tipos de libros, modo de uso, etc. En el Caso de los Centros de Salud el papel de el/la Pediatra, Enfermeras y Médicos de Familia es fundamental, preguntando a los niños si han visto y disfrutado de los libros y comentando a los padres la forma de uso.

Es conveniente realizar una visita semanal al Centro para apoyo y supervisión, renovar los libros de acuerdo a las tendencias expresadas en la demanda, ajustar otros detalles de la logística, escuchar las críticas y sugerencias de los usuarios, etc.

Superada la sorpresa de los vecinos -tanto por la cercanía como por la posibilidad de llevarse libros- el uso de las bibliotecas es intenso, sobre todo en el caso de las bibliotecas infantiles y de consulta.

Es habitual que se produzca un fenómeno de voluntariado espontáneo entre el personal de los sitios donde hemos instalado bibliotecas, tanto para el cuidado de las bibliotecas como en la difusión boca a boca de la existencia y forma de uso de las bibliotecas.

Por parte del personal como de los usuarios surgen propuestas de nuevos desarrollos o actividades, tales como la colocación de sillas y mesas de baja altura o la colocación de bibliotecas de consulta de acuerdo con sus necesidades específicas.

Un tema importante a trabajar es el orden de los libros en las bibliotecas. Por lo general en este punto se expresa la irresponsabilidad de los vecinos frente a lo Público (“lo que es de todos no es de nadie”).

En los Centros de Salud la “excusa” habitual de las madres y padres es que cuando son llamados por el/la Pediatra hay que entrar en la consulta inmediatamente por lo que no hay tiempo para ordenar los libros utilizados; pero tampoco re-ordenan los libros al salir de la consulta de Pediatría.

Los carteles son -por lo general- ineficaces; del mismo modo que el/la Pediatra informa a sus pacientes sobre la posibilidad de llevarse libros a casa es conveniente que también “sugiera” a sus pacientes -al terminar la consulta- que por favor vuelvan a ordenar los libros al salir.

En la mayoría de las bibliotecas se alcanza con rapidez un cierto equilibrio entre los libros que salen y los que entran por los aportes del personal y los usuarios. Para algunos vecinos se convierte en una costumbre acudir al Centro de Salud o Social con una bolsa de libros.

Para mantener vivas las bibliotecas es conveniente hacer una renovación total de los libros de cada una 3 ó 4 veces por año, a fin de generar expectativas sobre las novedades que se encontrarán los usuarios.

RESULTADOS:

Los efectos de las bibliotecas son diversos, según el sitio donde se han colocado, el tipo de usuarios, la actitud del personal responsable, etc.

En el caso de las Bibliotecas Infantiles en los Centros de Salud el efecto es notable y visible ya que han desaparecido las carreras-gritos-llantos de los niños -motivados por su ansiedad y aburrimiento- y fueron reemplazados por el silencio de niños leyendo o el sonido tranquilizador de la lectura materna.

Los niños llegan más tranquilos a la consulta del Pediatra, que está tan agradecido con esta iniciativa como los propios niños ya que es posible trabajar más a gusto con ellos.

Las Biblio-Trueca para adultos en los Centros de Salud tienen un uso más moderado por la dependencia a los teléfonos móviles y el uso de tabletas para lectura de libros en formato digital.

Las bibliotecas en los Centros Juveniles promueven inmediatamente nuevas actividades e interesantes debates, ya que se entregan libros adecuados a esas finalidades.

Las bibliotecas en los Centros de Mayores tienen un gran uso por parte del personal de la institución y un uso “oportunista” por parte de los mayores, principalmente como apoyo a diversas actividades.

Un resultado “colateral” fue que -al conocer los usuarios del Punto Limpio de Chamartín el destino que se les da a “sus libros”- aumentaron las donaciones de libros y mejoró la “calidad-nivel” de los mismos. Hay vecinos que recogen libros de sus familiares y vecinos para traerlos con regularidad al Punto Limpio. Esto también es voluntariado espontáneo.

No todas las experiencias han sido exitosas. Hemos colocado alguna biblioteca en un Centro Cultural Juvenil siguiendo instrucciones de las autoridades, con escaso interés del personal del centro, que a su vez tiene muy escasa relación con los usuarios del Centro. No se consiguió concienciar a los usuarios y algunos de ellos actuaron como verdaderos depredadores llevándose los libros en bolsas.

Beneficios Sociales:

Estas actividades de recuperación y recirculación pueden -y deben- ser asumidas por organizaciones vecinales o sociales sin ánimo de lucro, desarrollando iniciativas creativas y sensatas, concentradas en un ámbito geográfico específico para que tengan peso y visibilidad.

La realización de actividades sin fines de lucro que inciden directamente sobre la calidad de vida del barrio motiva la colaboración espontánea de vecinos y usuarios del PL o los Centros Sociales del municipio o distrito.

El orden-desorden de las bibliotecas expresa la actitud de los ciudadanos frente a lo público. (COMPLETAR)

Beneficios Medioambientales:

Pese a la desatención de la Administración sobre los procesos de re-circulación de libros, este proceso debe ser prioritario; el reciclado para recuperación de materias primas no es lo más adecuado para bienes tales como libros, juguetes, ropa, muebles, objetos de decoración, etc; debe ser sólo el último recurso para lo que resulta imposible de reutilizar directamente o a través del reciclado creativo.

Cada 1.000 libros que logramos recircular se evita la tala de 3-4 árboles para hacer papel. Los 15.000 libros recuperados el 1º año de actividad del Proyecto Salvalibros evitaron -potencialmente- la tala de unos 50-60 árboles (por lo que también se evitó el uso de blanqueadores químicos para tratar la pasta de papel, así como el consumo de la energía necesaria para esa transformación y la consiguiente generación de gases de efecto invernadero).

No sólo se produce un evidente y constatable efecto medioambiental sino que en paralelo se va desarrollando la conciencia medioambiental de los vecinos.

Beneficios Culturales:

Es posible promocionar la lectura y el libro impreso a través de iniciativas que acerquen los libros a sus potenciales lectores, sin necesidad de esperar a que esto sea una demanda vecinal. Existen múltiples espacios para esta labor, algunos para presencia continua y otros para actividades puntuales.

Beneficio Económico:

El precio del papel usado en una chamarilería es de € 0,05 por kilo (***). Ese es el valor que tienen los libros cuando son destinados a reciclado de su materia prima. Como promedio los libros pesan entre 250 gr y 1 kgr, por lo que la recuperación de valor a través del reciclado es de € 0,03 por libro.

En caso de ser vendidos los libros a alguna librería de 2ª mano -sector que se ha revitalizado gracias a la crisis económica- estas pagan € 0.20 a € 0.50 por libro. No aceptan diccionarios, enciclopedias ni libros escolares.

En el caso de la recirculación a través de las Bibliotecas de Proximidad, cada una de ellas consume -como promedio- unos 500 libros al año, cuya compra supondría un gasto de más de 4.000 Euros al año.

En definitiva:

Valor de 500 libros para reciclar como pasta de papel  € 15.-

Valor de 500 libros vendidos a librerías de 2ª mano  € 200.-

Valor de 500 libros en Bibliotecas de Proximidad  € 4.000.-

¡Menuda diferencia!
————

NOTAS:

(*) Llamamos Trueque Social a la modalidad de intercambio no basado en la necesidad y el valor (como cualquier compraventa, alquiler, servicio, o inclusive algo tan “inocente” como el intercambio infantil de cromos) sino basado en las posibilidades de los que aportan y en su responsabilidad social. Por lo general no hay un intercambio de una cosa por otra sino el aporte de todos en la medida de lo posible. Un niño puede llevarse 3 libros un día, y otro día regresar con 1 o 5 libros… o con un dibujo.

Otras acciones de “Trueque Social” del Proyecto Salvalibros son “Libros x Kilo” (trueque de 1 libro x 1 kg de comida) o “Planta-Libros” (Trueque de 1 libro infantil x un plantón).

(**) Cualquier estructura que pueda soportar unos cuantos libros es adecuada para instalar una Biblioteca de Proximidad. Si este mueble está recuperado de la basura y es re-utilizado a través del reciclado creativo, tanto mejor. Nuestra 1ª biblioteca fue una vieja mesilla de televisor que aún hoy es utilizada como Biblioteca “¡Vamos a ser Padres!” en el centro de Salud.

Para las Bibliotecas Infantiles estamos utilizando un kiosco infantil de Ikea (PVP € 10) reforzado; para las Biblio-Trueca estamos utilizando displays de venta de chocolates Nestlé, reforzados y “customizados”; para las de la 3ª edad cada Centro ha comprado bibliotecas de madera, y para las de los Centros Juveniles hemos conseguido la donación de estanterías de madera barnizada.

(***) Los precios son aproximados, pueden variar en diferentes ciudades y distintas épocas del año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s